Las firmas independientes se verán afectadas por la disminución de la demanda que generará el proyecto de ley, dado que su competencia no cobrará por más de dos horas.

Las inquietudes en torno al proyecto de ley que prevé liberar de pago el uso de estacionamientos del retail por hasta dos horas y media a contraboleta continúan. Y ya no son sólo los malls los que están alertando sobre los efectos que tendrá la medida, sino que ahora se han sumado aquellas empresas que tienen como giro principal el rubro de estacionamiento, las cuales si bien no deberán aplicar gratuidad, sufrirían de manera indirecta los impactos del proyecto.

Así lo plantea un estudio elaborado por la consultora Quiroz & Asociados por encargo de la Asociación Chilena de Propietarios Operadores y Concesionarios de Estacionamientos (Apoce). El documento asegura que aquellos estacionamientos que tienen ese negocio como giro principal y que representan el 21% del mercado total verán reducida fuertemente su ocupación. «El efecto de sustitución hará que la demanda caiga un 66% en promedio», señala el socio de Quiroz & Asociados, Felipe Givovich. Aún más, si se considera una permanencia de más de 91 minutos, la caída en la demanda sería de 70%. El experto explica que hoy la distancia entre un estacionamiento independiente y su más cercano competidor de otro giro principal es de 600 metros en Santiago, dos mil en Valparaíso y 900 en Concepción. Sin embargo, el 70% de los estacionamientos tienen un competidor de otro giro a menos de 500 metros y el 53% a menos de trescientos. «Si esta competencia empieza a cobrar cero, los usuarios optarán por este tipo de estacionamientos», subraya Givovich.

Dado este análisis, la pérdida de ingresos de esta industria -revela el informe- sería de más de la mitad. Hoy los estacionamientos de giro principal facturan del orden de los US$ 75 millones al año. Si se considera una caída del 66% en la demanda, sus ventas caerían en US$ 50 millones; esto es, hasta los US$ 25 millones.

«Esta baja es similar al 5% del valor agregado del sector, una proporción casi descomunal», dice.

Cae la inversión

No se trata sólo de los ingresos, pues la inversión de la industria también caería fuerte con la nueva legislación. Según explica Givovich, el desembolso total del sector alcanza los US$ 775 millones -calculado en base a la existencia de 38 mil plazas de giro principal con una inversión promedio de 500 UF cada una-, y si se aprueba la iniciativa, la gratuidad de la competencia se traduciría en que entre el 60% y el 70% de los sitios queden sin uso. Esto se traducirá en US$ 500 millones inutilizados. «Esta es la infraestructura que va a quedar ociosa, dada la gente que va a dejar de ir al estacionamiento. Ante eso, podrían postergar inversiones por 14 años», comenta el experto.

Con todo, la rentabilidad sobre activos (ROA) del negocio caerá de 7% a 2%, mientras que serán cinco millones de viajes los que sufrirán pérdidas de tiempo por, entre otros aspectos, aumento en las colas de entrada de los estacionamientos gratuitos.