Aunque mañana jueves se conocerán los resultados oficiales del proceso de licitación de suministro eléctrico para clientes regulados, las expectativas del sector son auspiciosas, y apuntan a revertir la «sequía» de ofertas que se ha dado en procesos anteriores.

Según diversas fuentes consultadas, tanto del sector público como privado, la subasta lanzada por el gobierno, podría tener un nivel de adjudicación superior al 80%, debido al alto el interés mostrado por los generadores.En el último proceso, de agosto pasado, Endesa fue el único oferente que acudió, adjudicándose el 15% de la energía licitada.

Ayer, el ministro de Energía, Máximo Pacheco, señaló que el interés de las generadoras por participar de esta subasta redundaría en una baja de los precios.

«Estamos muy contentos de que después de muchos años de sequía de licitaciones y de propuestas, de llamados a licitación declarados desiertos, finalmente este año llamamos a una licitación de corto plazo, donde recibimos 17 ofertas, y eso indica que aquí hay una hoja de ruta y el sector energía está haciendo lo necesario para que en el país haya más competencia, y así podamos reducir los precios de electricidad», dijo.

El proceso considera 13.000 GWh de energía, divididos en cuatro bloques cuyo suministro comienza entre 2016 y 2019. Por los bloques 3 y 4, que contemplan el abastecimiento durante las 24 horas y suman 11 mil GWh, presentaron ofertas Endesa, E-CL (GDF Suez), Norvind, LaCabaña Spa, Abengoa, San Juan Spa y central El Campesino (la francesa EDF a través de Biobíogenera), entre otras. Los bloques 1 y 2, que tienen una componente de generación horaria, fueron de interés principalmente de empresas de ERNC.

Fuentes ligadas a las generadoras señalan que las ofertas presentadas muestran que el mercado local tiene, a diferencia de lo que ha dicho la autoridad, un fuerte grado de competencia, y que los altos precios de la energía tienen relación con las restricciones de transmisión y la imposibilidad de construir proyectos de generación de base (termoeléctricos e hidroeléctricos).

La autoridad también espera que del proceso resulte una nueva baja en los precios de los contratos, lo que le permitirá ir acercándose a la meta planteada en la agenda de energía, que apunta a una caída de 25% en la próxima década. En el último proceso, los precios cayeron 13%.

La alta participación de proyectos solares preocupa a algunos especialistas. Felipe Givovich, socio de Quiroz & Asociados, señala que si bien el proceso es un avance, varios generadores solares optaron por ofertar en bloques de 24 horas, los que de ser adjudicados los obligarían a comprar energía en el mercado spot para cubrir sus contratos.

Hoy, estos aprovechan las diferencias que existen entre lo que marcan los costos marginales de día y noche para cubrirse financieramente, pero dada la entrada de nuevos proyectos, esto se podría revertir a partir del próximo año, exponiéndolos a problemas financieros que podrían terminar en insolvencias.