El 18 de octubre de 2019 comenzaron en Chile una serie de protestas originadas por un conjunto de demandas sociales insatisfechas. El “Plan B” constituye un intento de respuesta de política económica a dichas manifestaciones, y plantea cómo Chile podría acometer hoy una solución a dichas demandas, lo cual, en nuestra opinión, constituye un requisito esencial para restaurar el orden público.

El enfoque encuentra su inspiración en la Alemania post reunificación, específicamente en cómo dicho país enfrentó el arduo reto fiscal que planteó dicho proceso. Con el “Plan B”, proponemos dar respuesta a las necesidades sociales hoy, no mañana, financiando los déficits con emisión de nueva deuda y con un incremento gradual de la carga tributaria en 3,5 puntos en una década. Bajo supuestos muy razonables, se concluye que este plan es factible, resolviendo muy sustancialmente las demandas en materia de pensiones sin descuidar la previsible necesidad futura de gasto en salud.

La primera versión del Plan B, que diera coherencia fiscal a la columna de uno de los autores, fue publicada en El Mercurio el domingo 24 de noviembre de 2019.  Esta segunda versión se ha visto enriquecida con comentarios y sugerencias de economistas de variadas orientaciones políticas, así como por distintas personas que han participado de una u otra forma en su concepción.  Ello ha permitido construir un modelo integrado de finanzas públicas, susceptible de evaluar distintos escenarios de deuda ante distintas opciones de políticas públicas.

Se agradece a todos quienes contribuyeron desinteresadamente a mejorar la propuesta inicial, buscando crear más amplios consensos y diversidad de visiones.

Para leer todo el documento, presione en el siguiente enlace: Plan B